Un asalto a un banco con rehenes, explosivos y armamento pesado dejó un muerto y atemorizó la noche del martes a una pequeña ciudad en el norte de Brasil, un día después de un atraco similar en otra región del país. Un rehén murió y otra persona resultó herida, informaron las autoridades del estado de Pará (norte), que lograron restablecer la normalidad mientras seguían buscando a los ladrones este miércoles.