Justo en un viernes 13, asesinaron a un policía con más de 14 disparos. El uniformado se encontraba en sus días libres. Testigos dijeron que sus asesinos habrían traído a la víctima para ejecutarla en una zona norte de Guayaquil. La víctima tenía 41 años y laboraba es uno de los destacamentos del cantón Durán.