La fiebre del oro llevó a más de mil mineros a buscar su extracción de manera ilegal en Imbabura. Esa zona fue intervenida por las autoridades pero muchos quieren regresar.