En Puerto Quito, Pichincha, una joven de 24 años fue liberada tras vivir 9 años secuestrada por su padrastro. Ella estuvo en cautiverio desde los 15 años y fue constantemente violada. Como resultado tiene 3 hijos.

La policía también investiga a la madre de la joven por ser considerada cómplice de ambos delitos.