Un joven de 25 años que había robado un celular murió luego de ser golpeado, presuntamente, por un guardia de seguridad y el perjudicado del robo. El hecho ocurrió en el sur de Quito.