En Inglaterra, la vacuna fabricada por Oxford y Astrazeneca brindó resultados esperanzadores en las últimas revisiones en el efecto en las personas que han recibido la inyección contra el covid-19.