Los restos de cuatro ecuatorianos que murieron por cruzar la frontera entre México y Estados Unidos fueron repatriados.