Al menos 14 muertos y cerca 500 heridos provocó un fuerte sismo que afectó a Grecia y Turquía.