Una nueva muerte violenta se registró en Portoviejo, provincia de Manabí. Un repartidor de comidas fue asesinado con un disparo en su cuello por no dejarse robar, según comentaron sus familiares