Un informe revela que el correísmo reactivó la disuelta Senain para las próximas elecciones. Ese servicio de inteligencia y contrainteligencia fue reestructurado para dar seguridad en la operaciones del binomio Arauz-Rabascall y obtener información sensible de sus oponentes.