Quito pasó a ser el epicentro de la pandemia en el Ecuador