El Reino Unido se convirtió el miércoles en el primer país del mundo que aprueba la vacuna de Pfizer/BioNTech, un paso "histórico" en la lucha contra el covid-19, que sigue batiendo récords de mortalidad en Estados Unidos.