Todo ocurrió practicamente en fracciones de segundos. Un profesor universitario se suicidó, según el padre, el catedrático tenía problemas de ansiedad y depresión y había sido enterrado.