Ataques de manifestantes en Quito dejaron daños en estructuras patrimoniales, las personas implicadas en los hechos podrían enfrentar hasta tres años de prisión.