Los multitudinarios festejos en comunidades indígenas de la provincia de Imbabura se tornan incontrolables para las autoridades. El último episodio es el de un concierto masivo en Otavalo.