Una insólita historia y travesía es lo que le tocó vivir a esta madre por poder volver a tener en sus brazos a su hija, una niña francesa que estuvo secuestrada por su padre durante 8 meses