En Quito se registra un aumento de los casos de mujeres que son drogadas para ser violadas. Los violadores usan sedantes, estimulantes sexuales o drogas sintéticas, que son colocadas en bebidas durante reuniones sociales o centros de diversión.