En Manabí, un hombre que se transportaba en una moto fue asesinado a tiros cuando se detuvo a contestar una llamada telefónica. El crimen corresponde a una supuesta disputa familiar.