El padre de uno de los jóvenes que sortearon los filtros para vacunarse contra el Covid-19 en el hospital del IESS, al sur de Guayaquil, sin laborar en la institución, puede enfrentarse a la cárcel si la Fiscalía determina responsabilidades.