Con mucho entusiasmo, más de cuatro mil estudiantes volvieron a recibir clases presenciales en distintas zonas rurales, por su parte los padres se mostraron optimistas de que el aprendizaje iba a ser mejor al recibir las clases bajo la modalidad clásica.