Una fiesta clandestina fue detectada e  inmediatamente intervenida por la Policía en Quito. En este evento estaban 200 jóvenes aproximadamente que hicieron caso omiso a las restricciones puestas por el COE Nacional