A tan solo un día de que se cumpla un mes de la muerte de la modelo Lisbeth Baquerizo, su familia todavía no acepta esta pérdida y exige justicia tras descubrir que la muerte de su hija fue un femicidio. El principal sospechoso, su esposo Luis Hermida, escapó al igual que su familia tras iniciarse las investigaciones. Los padres de la víctima consideran que el proceso para hacer justicia de este caso no avanza pese a todas las pruebas que existen.