Tres días después de las masacres en las cárceles de Guayaquil, Cuenca y Latacunga, la Policía revela los factores que desencadenaron este reguero de sangre en los centro de rehabilitación y por qué y quiénes lo lideraron.