La ciudad boliviana de Sucre sufrió lluvias torrenciales que arrasaron con vehículos, puestos ambulantes y además, dejaron cuatro muertos y seis desaparecidos.