Horas de verdadero horror vivió el país con la peor masacre en su historia carcelaria. Por ahora se contabilizan 80 muertos en Guayaquil, Cuenca y Latacunga. Las autoridades atribuyen este sanguinario enfrentamiento a una acción concertada de bandas narcodelictivas y ya se procesa a un reo por tres asesinatos tras las rejas.