En las terminales terrestres de Quito no se cumple con las medidas de bioseguridad. En los buses hay mayor riesgo de propagación del coronavirus.