En la frontera sur de Ecuador con Perú el drama de varios venezolanos se agudiza tras la militarización por parte del Gobierno peruano para restringir el paso ilegal de los extranjeros.

Del lado ecuatoriano varias familias venezolanas usan espacios públicos como hogares provisionales.