En El Carmen, provincia de Manabí, un niño de ocho años cayó a un ducto de alcantarillado. El menor de edad jugaba con sus amigos cuando de repente desapareció tras ser arrastrado por la corriente del agua. Las fuertes lluvias dificultaron la búsqueda del menor. Tras 20 horas de intenso trabajo de las encontraron el cadáver del niño.