En Quito fueron sepultados los restos de los dos niños de cinco y nueve años que habrían sido envenenados por su madre. El padre pidió fuertes sanciones.