España se convirtió este jueves en el séptimo país en legalizar la eutanasia o muerte asistida.

Para su aplicación los pacientes deberán cumplir una serie de requisitos, los médicos al final podrán aceptar o negar su aplicación.