Frente al incremento de contagios del Covid-19 en el país las autoridades analizan aplicar un toque de queda localizado en las zonas más conflictivas. La situación es especialmente preocupante en Quito donde no hay camas de ciudades intensivos disponibles.