El COE Cantonal adoptó nuevas restricciones para evitar el incremento de contagios por coronavirus. Sin embargo, resolvió que los comercios puedan atender en horas de la madrugada. La Policía garantizaría la seguridad de los compradores para evitar hechos delictivos.