El violento desfogue del río Coca tras varias horas de taponamiento por el derrumbe de una montaña ha ocasionado pérdidas en cultivos.