Kim Kardashian y Kanye West tomarían caminos separados tras ocho años de relación, cuatro hijos en común y millones en juego.