En el condado de Bronx, en Nueva York, un ecuatoriano murió atropellado mientras se dirigía a su lugar de residencia. Su cuerpo fue abandonado en la calle  y existe preocupación en su familia en Ecuador, porque son de escasos recursos económicos y no tienen dinero para la repatriación.

El hombre era oriundo del cantón Gualaceo en la provincia del Azuay y hace unos meses antes de la pandemia emigró de formal ilegal al país norteamericano.