Alejandra Jaramillo, novia de Efraín Ruales, y Javier Andrade, dueño del gimnasio donde lo vieron por última vez con vida, fueron las primeras personas en rendir su versión tras su asesinato cometido hace una semana.