En Quito desarticularon una organización delictiva que estafaba ofreciendo puestos de trabajo en redes sociales.