Una banda delincuencial conformada por 15 personas en Quito alquilaba taxis legales para cometer varios asaltos en la ciudad. Los ladrones fueron detenidos con armas y otros elementos que utilizaban para robar a la ciudadanía.