Un niño del sector de Guachapala en la provincia de Azuay, Juan Gabriel, envió una nota de voz a su profesora para pedirle permiso porque no podía enviarle el deber en ese momento, su cerdita llamada Cindy estaba dando a luz.