En el sur de Quito autoridades clausuraron un SPA que vendía falsas vacunas y tratamiento en contra del COVID-19. En el lugar se encontraron a las personas responsables que no tenían ninguna certificación médica.