La bebé abandonada en un saco de yute en Quito recibió el alta médica y fue llevada a una casa de acogida por las autoridades.