Desde el inicio de la pandemia se restringieron las visitas a los balnearios del país, en agosto iniciaron la habilitación progresiva, actualmente 17 playas están abiertas a los ecuatorianos, con los debidos protocolos de bioseguridad sumado a cámaras de seguridad para garantizar el cuidado.