La Asociación de Ganaderos de la Sierra y Oriente creó una central de atención emergente para tratar a animales afectados por la caída de ceniza