Una mujer que en 2016 perdió sus piernas, luego de ser atropellada por el conductor de un vehículo en el cantón Samborondón, aun reclama justicia, también exige una compensación. Ella explica que sigue luchando por justicia y que no se ha dejado vencer por la adversidad. Desde el día que no tiene sus piernas ella se propuso seguir exigiendo sus derechos. La justicia determinó que el conducto debía cumplir prisión y darle una indemnización económica la víctima, pero una vez salió de la cárcel, él desapareció.