La clave del asesinato de Efraín Ruales estaría en su teléfono celular. Según señalan las primeras investigaciones, los resultados de la autopsia revelaron que un balazo certero terminó con su vida.