La Policía confirmó que el arma con la que asesinaron al presentador y actor de televisión, Efraín Ruales, había usada previamente en otros delitos. Uno de esos crímenes acabó con la vida de un dirigente deportivo, en aquel caso los sicarios descargaron 10 tiros.