Alrededor de 400 manifestantes judíos manifestaron en Jerusalén tras nuevas medidas de confinamiento.