Alrededor de 300 kilos de droga fueron encontradas en unos terrenos del cantón Sucre, provincia de Manabí.