Cerca de la mitad del mundo, en la capital de la República, un grupo de al menos 70 jóvenes se encontraban reunidos en una fiesta clandestina. La Policía Nacional intervino y algunas personas fueron detenidas.