Existe preocupación por las consecuencias provocadas por la pandemia en la lucha contra la desnutrición infantil a escala nacional. La crisis sanitaria habría provocado que la situación se agudice en menores que no tienen acceso a una alimentación adecuada. Las localidades amazónicas son las más afectadas por desnutrición crónica infantil.